Psyathome

11 maneras de lidiar con un acosador cibernético en el lugar de trabajo

La mayoría de las personas considera que el ciberacoso es un problema de adolescentes, pero el lugar de trabajo no es inmune al ciberacoso. De hecho, los acosadores en el lugar de trabajo suelen utilizar el ciberacoso para intimidar a sus compañeros de trabajo y controlar su entorno. Por lo tanto, saber cómo responder es esencial. Si bien cada situación es diferente, si sabe de antemano cómo manejar a un acosador cibernético en el lugar de trabajo, debería poder salir ileso de la situación. Aquí hay 11 formas de manejar el ciberacoso en el trabajo.

No responda inmediatamente

Cuando un compañero de trabajo o un supervisor dice algo incendiario, publica algo falso o lo ataca en línea, tómese un momento para ordenar sus pensamientos.

No importa cuánto te lastimen las palabras, no respondas con ira. En su lugar, respire hondo y recupérese.

El objetivo no es reaccionar sino responder de manera razonable. A veces no hay necesidad de responder. Otras veces su trabajo requiere que mantenga contacto con la persona.

Mantenga su respuesta tranquila y racional

Aunque por lo general es mejor ignorar a un acosador cibernético, a veces las situaciones de trabajo requieren que responda a un correo electrónico u otras formas de comunicación. Si puede responder en persona en lugar de por escrito, hágalo. Pero no entres en una pelea a gritos. Tampoco es una buena idea arremeter con palabras de enojo y acusaciones propias. No desea que toda la oficina vea un intercambio entre usted y otro compañero de trabajo.

Dígale al acosador cibernético que espera que el comportamiento termine

Recuerde, su interpretación de la palabra escrita puede ser diferente a la prevista.

Comuníquese abierta y honestamente sobre lo que encontró ofensivo. No recurras a las amenazas, sino que, con calma, indica que te ofendiste.

Asegúrate de que el acosador cibernético sepa que quieres que cesen los comentarios. Si el comportamiento de su compañero de trabajo no cambia y el acoso cibernético continúa, es hora de ascender en la cadena de mando.

Imprima y guarde copias de todo el acoso

Intente guardar todos los mensajes, comentarios y publicaciones como evidencia. Esto incluye correos electrónicos, publicaciones de blogs, publicaciones en redes sociales, tweets, mensajes de texto, etc. Aunque tu primera reacción puede ser borrar todo, sin pruebas no tienes pruebas del ciberacoso.

Informe el acoso cibernético a su empleador

Incluya una copia de los correos electrónicos u otra correspondencia para sus archivos. Es importante que continúe reportando cada incidente que ocurra. Si su empleador no está dispuesto a responder o abordar el acoso cibernético, considere comunicarse con la policía para presentar un informe. Si bien es posible que no puedan hacer nada legalmente, tener un informe archivado es importante en caso de que la intimidación se intensifique.

Informe el acoso cibernético a su proveedor de servicios de Internet

Cuando el acoso cibernético ocurre en sus cuentas personales o en su hogar, es importante que informe los incidentes. Asegúrese de reenviar copias del ciberacoso a su ISP. Si el acoso ocurrió en un sitio de redes sociales, asegúrese de informarles también.

Póngase en contacto con la policía si el acoso cibernético incluye amenazas

Las amenazas de muerte, las amenazas de violencia física o los indicios de conductas de acoso son ilegales y deben denunciarse de inmediato.

También debe denunciar cualquier acoso que continúe durante un período prolongado de tiempo, así como cualquier correspondencia que incluya acoso por motivos de raza, religión o discapacidad.

La policía se ocupará de estos incidentes.

Cierra las puertas de la comunicación al ciberacosador

Cancele las redes sociales actuales y las cuentas de correo electrónico personales y abra nuevas cuentas. Si el acoso cibernético ocurre a través del teléfono celular, cambie su número de celular y obtenga un número no registrado. Luego, bloquee al acosador cibernético de sus nuevos sitios de redes sociales, cuentas de correo electrónico y teléfonos celulares. Averigüe si el programa de correo electrónico de su empresa tiene un filtro que permite que solo aquellos en su lista «segura» le envíen correos electrónicos. Y si es posible, limite también su comunicación en línea en el trabajo.

Denunciar el ciberacoso anónimo

Muchas veces, la policía puede rastrear quién envía correos electrónicos y mensajes. Recuerda, no tienes que aguantar el ciberacoso. Muchas veces, el acoso cibernético dejará un rastro claro de evidencia que puede contribuir en gran medida a ponerle fin.

Toma el camino alto

No importa lo que la persona diga o haga, trate de mantener la compostura en el trabajo. El objetivo es mantener la calma y la racionalidad. Si te molestas, publicas cosas negativas o dices algo de lo que luego te arrepientas, esto podría perjudicar tu posición en el trabajo.

Recuerde, el acosador cibernético espera obtener una reacción de usted. No permita que esto suceda.

Sea lo más profesional posible en todo momento.

Encuentre soporte

El ciberacoso es un gran problema que no debe manejarse solo. Asegúrate de rodearte de amigos y familiares que te apoyen. Busque personas que puedan entender por lo que está pasando. Recuerde, ayuda hablar con alguien sobre lo que está experimentando. Así que considere buscar ayuda o asesoramiento profesional para que pueda recuperarse de la terrible experiencia.

Deja un comentario

10 grandes beneficios de sonreír

Sonreír te hace atractivo Nos atraen naturalmente las personas que sonríen. Mientras que las expresiones faciales más severas o negativas como fruncir el ceño, fruncir